Politólogo señala: Si gana la coalición “puede haber una conflictividad de calle muy fuerte”

0
1152

Jorge Lanzaro, doctor en ciencia política, docente grado 5 de la Facultad de Ciencias Sociales e integrante del Instituto de Ciencia Política de esa casa de estudios, realizó un análisis situacional de la campaña y de su posible desenlace.

En este sentido, señaló que si gana Lacalle Pou, como no cuenta con mayoría parlamentaria, deberá recurrir a diferentes configuraciones para la lograr la gobernabilidad: una coalición o acuerdos caso a caso. Al respecto, comentó que el Uruguay es más de la segunda opción, y mencionó que el pasaje de una coalición electoral negativa como la que existía hasta este momento, porque solo tenía por objetivo sacar al Frente Amplio del poder, a una coalición de gobierno no es una cuestión sencilla.

“Es difícil” dijo en relación al tema. “Las coaliciones en general necesitan de muchísima gestión política; primero necesitan una configuación del gabinete importante que esté acorde con el territorio parlamentario” señaló, y añadió que “en este caso Lacalle optó por una coalición máxima, que necesariamente es más heterogénea a nivel ideológico, y esa amplitud puede contener diferencias importantes”.

A su vez, subrayó que, en la coalición opositora Lacalle tiene socios competitivos que en algún momento querrán afirmar sus posturas y marcar perfiles de cara a futuras elecciones. “La gestión de las coaliciones es realmente complicada”, y se necesita una “orfebrería política para su buen funcionamiento”, dijo Lanzaro.

“Tenemos por delante este problema, de cómo se va a gestionar esta coalición tan compleja” aseguró. “Yo creo que la diferenciación entre el grupo de Talvi y el grupo de Manini va a ser la mayor”, pero también “hay diferencias importantes en temas de educación, seguridad, agenda de derechos o las posiciones sobre el proyecto UPM” como posibles áreas de discrepancias indicadas por el experto.

“Hay márgenes para pensar que en la gestión, cuando haya que avanzar a las propuestas concretas, como en la elaboración del proyecto de urgencia, puedan aparecer posturas diferentes”, sostuvo.

Por otra parte, el politólogo se refirió a que otro de los desafíos para un eventual gobierno de la oposición es la relación con actores de la sociedad civil. La mayoría de las organizaciones sociales mantienen lazos con el Frente Amplio, comentó. “Sin escenarios a la chilena, sin gran radicalismo, puede haber una conflictividad de calle muy fuerte, la va a haber probablemente, y por lo tanto dificultades para poner en marcha reformas e innovaciones en territorios en los que la izquierda tiene un peso muy fuerte”, dijo.