Lacalle busca ocultar los desacuerdos entre Mieres y Manini

0
1356

Hoy Lacalle se reunió con Pablo Mieres, ex presidenciable por el Partido Independiente, y mañana lo hace con Manini Ríos, también ex candidato a la presidencia, en este caso por Cabildo Abierto. Será extraña la charla de hoy tras las críticas que Mieres dirigió tanto al excomandante como a su esposa, la senadora electa Irene Moreira.

La semana pasada, Manini Ríos volvió a referirse a la Fiscalía que lo investiga por omisiones en el caso Gavazzo, y declaró que no tiene independencia absoluta del Poder Ejecutivo y está mandatado por éste.

“Se ha perdido la separación de poderes (…) hoy el protagonista del proceso judicial dejó de ser el juez y pasó a ser el fiscal. No hay equilibrio de poderes, estamos convencidos de que eso hay que cambiarlo”, dijo Manini.

Sobre este tema, Mieres escribió en Twitter: “Rechazamos enfáticamente las declaraciones de Guido Manini Rios sobre los fiscales y su nueva amenaza hacia la independencia de la Justicia. ¡Con estas cosas no se juega!”.

Por otro lado, Mieres también respondió a los dichos de la esposa de Manini Ríos, Irene Moreira, que declaró: “Dentro de cinco años yo no tengo la certeza de que podamos votar nuevamente”. Además, expresó: “Yo no quiero una Venezuela ni una Cuba en el Uruguay”.

Mieres dijo que “estas declaraciones también son muy graves”, y manifestó: “Estamos avanzando hacia un país de la grieta entre intolerantes de uno y otro lado”.

Claramente Mieres se posiciona en un umbral muy distante de la pareja Manini-Moreira, pero el acercamiento de Lacalle para sumarlo a su ansiada coalición lo expone a formar parte del grupo derechista.

La tradición demócrata y de centro izquierda que pretende representar el Partido Independiente se derrumba ante la cercanía con la ultraderecha de Manini.

Recordemos que el Partido Independiente supo negociar con el Frente Amplio para concretar leyes tan importantes como la de interrupción voluntaria del embarazo, por lo mismo parece insólito que ahora crucen la vereda hacia el retrógrado conservadurismo militar.