Idas y vueltas de la coalición

0
944

El candidato del Partido Colorado, Ernesto Talvi, tampoco firmaría el “cheque en blanco” de Lacalle y continúa dando batalla a pesar del mal resultado que le pronostican las encuestas.

En esta oportunidad, en un intento por recomponer el deteriorado vínculo  con Lacalle Pou, aseguró que en caso de no acceder al balotaje recorrerá el país pidiendo el voto por su contrincante, pero no a cambio de nada.

Pasada la elección de octubre es cuando el candidato colorado se sentará a la mesa de negociación para ver las condiciones planteadas por uno y otro del bloque opositor, en el que Manini tiene un lugar importe, pero desde ya anuncia que no firmará un “cheque en blanco” que habilite su respaldo a cambio de nada.

Será entonces cuando Lacalle permita, por lo menos a sus posibles aliados, conocer el programa oculto. Sin embargo para la ciudadanía en general ya ha manifestado que la ley de urgente consideración no será pública hasta fin de año.

En la misma línea el expresidente colorado Julio María Sanguinetti sube la apuesta, califica de “barbaridad antiinstitucional” las declaraciones que llegan desde Cabildo Abierto, amenazando a la justicia por el caso Gavazzo, indicando que no será posible “meter preso” al presidenciable de este partido.

Otro capitulo para esta novela es que Lacalle duda de la coalición y llama a “dejar de lados personalismos” que la impiden. El candidato de la derecha intentó transmitir a sus partidarios que la oposición logrará ponerse de acuerdo para formar una coalición de gobierno.

Sin embargo, no pudo dejar de advertir que para eso hay que “dejar de lados personalismos”, por lo que pidió humildad para afrontar la negociación.

“No hagan ninguna apuesta porque nos vamos a poner de acuerdo, se los puedo asegurar”, dijo Lacalle, intentando levantar el ánimo de los que ya intuyen las dificultades reales de un proyecto tan abarcativo y con tantas diferencias que, además, se harán más visibles cuando llegue el momento de negociar.
 
“El 27 de octubre la mesa va a estar servida. Solo falta una cosa para que nos pongamos de acuerdo.

Tratemos de dejar de lado los egos y los personalismos que nos pueden impedir la generosidad que vamos a tener que afrontar con mucha humildad”, sentenció el candidato blanco, con la clara intencionalidad de acallar las voces de Talvi y Sanguinetti.

¿Realmente están preparados?