Robert Silva, vice de Talvi, entre la irregularidad y el conflicto ético

0
162
robert-silva

Robert Silva, el candidato a vicepresidente por el Partido Colorado, fue simultáneamente Secretario General de URSEA y asesor de Abengoa, una empresa privada vinculada al mismo sector.

Según consta en su propio currículum, el candidato a vicepresidente por el Partido Colorado; Robert Silva, se desempeñó como Secretario General de la Unidad Reguladora de Servicios de Energía y Agua (URSEA) desde 2006 y simultáneamente trabajaba también para una empresa de gran desarrollo en el sector energético.

Hoy, El Observador confirma que, Silva formó parte de la multinacional durante dos períodos; 2005-2006 y 2010-2011. A la vez, intenta aclarar las diferencias de fechas planteadas por él mismo en sus redes sociales y en sus declaraciones públicas.
|
El cargo técnico en URSEA, al que accedió por concurso público, se contrapone con su labor como asesor para una empresa privada directamente vinculada al sector que debía regular. El artículo 27 del decreto 30/003 así lo establece en las normas que rigen a los funcionarios públicos.

Silva, dice en nombre de su partido, defender el fortalecimiento de las unidades de regulación, para la protección de los ciudadanos, sin embargo queda muy claro el conflicto de intereses que se genera cuando una persona asesora, a la vez, al organismo regulador y al regulado.

La URSEA es una institución estatal, creada con el fin de proteger a los usuarios, y contribuir al desarrollo del país, a través de la regulación , fiscalización y asesoramiento en los sectores de energía, combustible y agua.

Abengoa es una empresa del sector de la generación eléctrica, con tecnologías de ciclo abierto, ciclos combinados, cogeneración, parques eólicos, plantas termosolares y fotovoltáicas.

Como secretario general de URSEA Silva era responsable de la gestión administrativa en general, y en particular de todo lo relacionado al análisis previo y preparación de asuntos que ingresarían a consideración de la Comisión Directiva, así como de su posterior ejecución y trámite en general. A su vez, durante casi tres años del mismo período, se desempeñó como asesor para la empresa española que coincidentemente concretó en esa época los proyectos de energía eólica: Campo Palomas, Talas de Maciel y Peralta, todos en Uruguay.